Al colocar plantas exóticas en nuestros jardines, además de reducir la disponibilidad de habitat para la fauna del país, estamos colaborando involuntariamente a la posible reproducción de plantas que pueden afectar los ecosistemas silvestres de la región. ¿Y cómo podemos saber si las plantas son invasoras? En este sitio de ofrece una lista de las plantas exóticas con reconocidos comportamientos invasores, pero en realidad cualquier planta exótica que se reproduzca fácilmente es una invasora potencial.

¿Cómo pueden “escaparse” plantas de nuestro jardín?

- Costumbre de tirar desechos orgánicos de los jardines. Los restos de la “limpieza” de un jardín, o sea material vegetativo de plantas exóticas, generalmente terminan tirados en las orillas del camino o en orillas de río. Estas “siembras involuntarias” son la manera más común y efectiva de las plantas exóticas de reproducirse. Si este material vegetal se pica y se convierte en abono orgánico no representan un problema y más bien nos deja un producto útil para el jardín. Una planta que se ha reproducido mucho de esta manera en las orillas de nuestros ríos es el Heliotropo Heidychium coronarium.

Heydichium coronarium

 Algunas plantas “caminan”.. A veces sembramos plantas en el borde de nuestro lote o jardín que poco a poco se van “saliendo”. Un ejemplo de esto es el bambú, cuyos rizomas salen incluso a 20 o 30 metros de distancia de la planta madre. El maní forrajero, Arachis pintoi, es otra planta que camina facilmente fuera de los jardines.

.

- Dispersión por pájaros: Si, a los pájaros les gustan las frutas de muchas plantas exóticas, aunque si tuvieran opción preferirían las frutas nativas, pero las mismas presiones a su hábitat han hecho que se adapten a muchas comidas, las cuales NO dan refugio a su principal fuente de alimento durante la reproducción: Los insectos. Los pájaros comen las frutas exóticas y más tarde las defecan en otro lugar, por lo tanto dispersan la planta. Un caso de dispersión por pájaros es el bananito rosado Musa velutina